miércoles, 20 de noviembre de 2013

PALMAS PARA O ESQUILO: CUENTO DE AMOR, LOCURA Y MUERTE

Palmas para o esquilo. Guión: David Soares. Arte: Pedro Serpa. Portada: Pedro Serpa. 52 páginas a color. Kingpin Books. ISBN: 978-989-8673-01-5. Portugal, julio de 2013. 

En la obra de David Soares, la palabra es el detonante de la imaginación. Es la unidad de medida que sirve para conceptualizar la existencia, para representarlo todo. El universo conocido y el desconocido. Acostumbrado a viajar de la Luz a las Sombras, en Palmas para o esquilo el escritor lisboeta elige, conscientemente, quedarse a mitad de camino, habitar esa zona gris que algunos identifican con la imaginación y otros con la locura. Y lo hace indagando la relación de complementariedad que ambas proponen y predisponen.

Como es habitual en sus trabajos (E de noite que faço as perguntas, Mucha), Soares juega con los significados y los significantes, relaciona las distintas capas de sentido que transitan sus escritos, genera en el lector un viaje introspectivo de tensión perturbadora. En concreto, Palmas para o esquilo conceptualiza una serie de ideas fuerza, de preguntas abiertas a la libre interpretación, que escapan de cualquier preconcepto moralista sobre el comportamiento humano mediado por el amor y/o el caos. La voz cantante viene llevada por un tono filosófico, permeable tanto al surrealismo como al romanticismo. Visceral por la dureza de sus planteos; y visceral también por su relación directa con el cuerpo humano como habitáculo para el horror existencialista.

Si Palmas para o esquilo da justo en el blanco es gracias también al trazo minimalista de Pedro Serpa, orgánico contrapunto para esta indagación sobre la naturaleza efímera y frágil de la razón humana. La relación texto-imagen instala la tensión vital entre la densidad de las ideas propuestas y la grácil ligereza de la narración, mide el peso del pasado en nuestro presente proceder; y evalúa nuestra responsabilidad ante ello. De forma deliberada, va saturándonos de información, borrando la frontera entre los hechos y la memoria de los hechos, entre la acción y la reflexión posterior a la acción, entre lo humano y lo animal. Aparentemente lineal y simple, la historieta es en realidad un ensayo profundo y complejo sobre la conformación de un estado de demencia. Un libro difícil de lectura fácil. Exigente, por las puertas que abre y las ligazones personales que nos impone mediante el proceso de lectura. En este camino, encuentra la unidad en la dualidad. Y es mediante esa coexistencia orgánica que logra emocionar interpelando.


Al igual que en O pequeno deus cego, el tándem Soares-Serpa vuelve a la utilización totémica de animales simbólicos. Y si antes fue el dragón, ahora le toca el turno a la ardilla (esquilo en portugués), animalito que remite, claramente, al otro Esquilo. Al primer gran referente de la tragedia griega. Al dramaturgo que hizo del dolor humano su principal temática, porque entendió que el conocimiento surge a través del sufrimiento. Del sufrimiento confluyente con la culpa generada por los lazos sanguíneos, capaz de influir sobre la psiquis en formación de un niño hasta cercenarle su capacidad de ensueño. Como si se tratara de una ardilla, capturada y fatalmente domesticada.
Fenando Ariel García

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada