lunes, 18 de febrero de 2013

CUESTIONARIO MANECO: FERNANDO CALVI

En el cierre del programa Inside the Actors Studio, James Lipton le hace diez preguntas a su estrella invitada. Más conocido como el Cuestionario Pivot, se trata de una variante del que utilizaba el periodista francés Bernard Pivot en el ciclo Bouillon de Culture. Que es, a su vez, una vuelta de tuerca sobre el originario Cuestionario Proust, una serie de preguntas que buscan iluminar aspectos desconocidos del entrevistado. Se le hizo por primera vez al escritor francés Marcel Proust (de ahí su nombre) y con el correr de los años y las décadas, le fue repreguntado a cientos de personalidades en todo el mundo.

LA BITÁCORA DE MANECO no quiso ser menos y se animó a reversionar este verdadero clásico del periodismo cultural. Y hoy le toca contestar a Fernando Calvi, la gran bestia gráfica argentina nacida del añejamiento, en barricas de porteña melancolía, de las ideas y las manos de Bruce Timm, Jack Kirby, Alberto Breccia, Osamu Tezuka, Daniel Torres, Edward Gorey, Dave McKean, los superhéroes sesentistas de Marvel y la romántica fantasía científica de DC durante la Edad de Plata del cómic norteamericano. Se inició trabajando en los estudios de dibujos animados de Jaime Díaz, de dónde salió para escribirle guiones al Cybersix de Carlos Trillo y Carlos Meglia. Autor integral independiente, creó sus primeros personajes importantes, Bruno Helmet y Megaman, mientras formaba parte de la troupe más exitosa de la historieta argentina de los ’90, re-elaborando los géneros en las páginas de Cazador, Cazador Comix y Gritos de Ultratumba.


Altavista

Ilustrador de filosa elegancia, sus dibujos habitan libros de las editoriales Atlántida, Guadal, Colihue, Estrada, Longseller y Puerto de Palos, así como las páginas de Rolling Stone, Los Inrockuptibles, Clarín y Ñ, entre otras publicaciones de interés general. Billiken, Genios, Página 12, La Nación de los Chicos y Revista Imaginaria, se beneficiaron con su faceta enfocada al público más menudo, con las sagas de Bosquenegro, Dani Nebulosa y Micrópolis.


Bosquenegro

Abrevando en la cita como elemento ordenador del flujo del inconsciente, en la nueva etapa de Fierro da rienda suelta a una prosa poética que hace del ambigüo monólogo interior una de sus características identitarias. Con las dos partes de Altavista, El maquinista del General y ¡México lindo!, a caballo de la Historia, la historieta, la literatura, el expresionismo alemán y el influjo insomne del art-déco, Calvi supo, al fin, abrirnos los ojos para traducir en formas y colores la misteriosa e inasible iconografía de la pena. En el tiempo que le queda libre, alimenta el blog Tótem Comics (realizado a dúo con Quique Alcatena) con las aventuras superheroicas de Punto Rojo.


(casi) Todos los calvis que caben dentro de Fernando Calvi, imcluido Plastic Man hecho canilla, en una de sus habituales crónicas culturales para la revista Ñ

¿Cuál es tu mayor virtud?
Dibujar elefantes y perros.
¿Qué es lo mejor que tiene la amistad?
Saber que no estás solo.
¿Qué es la felicidad?
Disfrutar lo que tenés.
¿Qué es la tristeza?
Una ausencia.
¿Dónde te gustaría vivir?
Donde vivo.
¿Quién te gustaría ser si no pudieras ser vos?
Namor, Hulk, el Doctor Doom o el Dr. Strange, pero ya soy esos. Ah, ya sé: Plastic Man.
¿Cuál es tu comida favorita?
Varía, pero es con chancho.
¿Cuál es tu talento natural más relevante?
Hacer historietas con lo que me pasa.
¿Cómo te gustaría morir?
Dentro de miles de años, durmiéndome lentamente mientras se acaban mis baterías, al mismo tiempo que muere el sol.
¿Cuál es tu frase de cabecera?
“Los monstruos son para siempre”. Clive Barker.


Los elefantes, una de las mayores virtudes de Calvi

Links:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada